El 29,6% realiza compras online, una tendencia que crece entre todos los grupos de edad

 El 85,9% de los poseedores de una tarjeta de débito paga con ella, gastando una media de 237 euros al mes, un 4% más que el año pasado

 La penetración de las tarjetas contactless continúa creciendo, especialmente en las de débito, pasando del 9% en 2014 a casi 14%

Madrid. 09 de diciembre de 2015 – Los pagos emergentes se van abriendo camino en España, como desvela la última edición del Barómetro de Tarjetas de MasterCard. Este informe revela que 1 de cada 5 españoles (casi el 20%) ya realiza pagos con el móvil, bien sea comprando a través de aplicaciones o acercando el dispositivo a un terminal físico en tienda, un dato que se ve favorecido en gran medida por la alta penetración de los smartphones (94,3%). Desglosado, el pago a través de internet representa el 69,3% del total del pago móvil, seguido del pago en tienda física, que alcanza casi el 13% y después, taxis (7,6%) y parquímetros (5,5%).

Además, a pesar de la crisis, el porcentaje de encuestados que realizan compras online no ha dejado de crecer desde que se publicó la primera edición de este informe haca nueve años. Desde 2010, ha pasado del 17,3% al 29,6%, registrando un crecimiento que se ha acelerado desde 2011 en todos los grupos de edad, desde los más jóvenes (47,9%) hasta los mayores de 55 años (8,4%). La ropa adelanta al transporte entre los productos y servicios más comprados a través de internet: el 35% de los españoles compra ropa, seguido de billetes de avión, tren etc (24,6%) y electrónica (22,7%).

Sigue creciendo el gasto

Las tarjetas de débito son las más extendidas en España, con una penetración del 66,5%, frente al 22,8% de crédito o el 17,8% privadas. Si se atiende a los usos, el informe de MasterCard revela que el 85,9% de los usuarios de tarjetas  de débito las utiliza para pagar sus compras y el 93,5% para sacar dinero de los cajeros. Precisamente, el gasto medio mensual con este tipo de tarjetas se sitúa en 237 euros, lo que supone un incremento del 4% respecto al año pasado, continuando con la tendencia positiva de los últimos años. En cuanto a las tarjetas de crédito, se mantiene el porcentaje de encuestados que las emplea para realizar compras (83%), con un gasto mensual de 279 euros.

Avance del ‘contactless’

Desde que se lanzó en el mercado la tecnología contactless, que permite realizar pagos sin contacto en un terminal con una tarjeta, España ha liderado este mercado a nivel europeo. De hecho, cada vez más españoles cuentan con una de estas tarjetas (un 13,8% en el caso de débito, casi 5 puntos más que el año pasado, y  un 11,5% en el de crédito, 2,5 puntos más). Además, su uso se está extendiendo cada vez más y el 78% de los usuarios de tarjetas de débito contactless ha pagado sin contacto, 17 puntos porcentuales más que el año pasado, y un 75% en el caso de usuarios de tarjetas de crédito, casi 12 puntos más.

Entre las ventajas expuestas por los encuestados, la primera es la comodidad, según el 71,8%, seguido de la rapidez (39%), mientras que la principal barrera es la falta de aceptación con un 41%, es decir, la falta de establecimientos en los que se pueda pagar mediante este sistema. Además, un 20% destaca que otra de las principales barreras es que hay establecimientos que, aunque cuentan con terminales sin contacto, no la ofrece a los usuarios.

Según comenta Ovidio Egido, director general de MasterCard en España “los datos del barómetro continúan la tendencia de años anteriores, consolidando el incremento del gasto gracias a la recuperación de la economía así como el avance de nuevas formas de pago, como las tarjetas sin contacto o los pagos móviles”.

 

Datos sobre el estudio

El estudio ha sido realizado por Inmark Europa, compañía líder en investigación de mercados en el sector financiero, a partir de 12.000 entrevistas personales realizadas de forma aleatoria en todo el territorio español. Las entrevistas se llevaron a cabo entre los meses de marzo y julio de 2015 entre personas de 18 años o más residentes en poblaciones de más de 2.000 habitantes. La muestra está estratificada por provincia y hábitat, con cuotas por sexo, edad y clase social. El margen de error general para el estudio completo es de ± 0,91% para un nivel de confianza del 95,5%.