• Las tiendas de ropa cuentan con la mayor penetración de TPVs (93,5%)
  • Un 44,9% de las ventas en establecimientos se realizan con tarjeta, un 16,9% más que en 2016
  • El gasto medio que realizan los consumidores con tarjeta es de 135 euros, frente a los 97 en efectivo

Un 67% de los comercios españoles dispone de aparato TPV físico o virtual para aceptar pagos digitales, según revela el último Barómetro de medios de pago para negocios 2017 de Mastercard, que analiza la aceptación del pago electrónico en las empresas que facturan menos de un millón de euros[1]. Esta cifra, que ha aumentado en un 5,5% desde 2016, consolida a los comercios como el sector con una mayor aceptación de pagos electrónicos dentro de estas compañías españolas.

Más concretamente, un 66,5% de la muestra afirma tener un TPV en formato físico, un 5,7% más que en 2016, y un 7,3% dispone además de uno virtual, para que sus clientes puedan hacer sus compras a través de su página web.

Por área de actividad, las tiendas de ropa son las que registran una mayor aceptación del pago con tarjeta, ya que más de nueve de cada diez (93,5%) disponen de algún dispositivo para que sus clientes realicen sus compras de manera electrónica. Destaca especialmente su apuesta por el TPV virtual -11,6% de penetración-, porcentaje altamente superior al de otros sectores. También los restaurantes y puestos de comidas muestran una gran acogida al pago electrónico, ya que un 81% de ellos cuenta con dispositivos TPV, lo que mejora la experiencia de compra de sus consumidores.

Aumenta la aceptación en todos los sectores

Por otro lado, teniendo en cuenta al conjunto de sectores de actividad de estas empresas, que facturan menos de 1 millón de euros, un promedio del 46,7% admite el pago con tarjeta, lo que supone un incremento de 9,1% en los últimos dos años. El Barómetro desvela también que el 46,1% dispone de TPV físico, cuatro puntos más que hace dos años (42%), mientras que un 5,3% ha apostado por uno virtual. Además, un 85,1% de aquellos negocios que aceptan el pago con tarjeta ya admiten que sus clientes la utilicen independientemente de la cantidad a abonar, sin restricciones por importe mínimo.

Fruto de la apuesta de las empresas por fomentar el pago electrónico, también se ha incrementado de manera progresiva el porcentaje de ventas que se realizan con tarjeta. Actualmente, se sitúa en 44,9%, lo que supone un aumento del 16,9% con respecto a los datos de 2016, cifra que pone en relieve el creciente deseo de los clientes de prescindir del efectivo en sus pagos cotidianos. Si bien este porcentaje aumenta en todos los sectores de actividad, en este caso, los profesionales liberales (entre los que se encuentran juristas, contables, servicios técnicos, publicidad, educación o sanidad, entre otros) lideran la proporción de pagos con tarjeta, que se produce en la mayoría (un 52,1%) de las transacciones, 17,6% más que en 2016. Crece, asimismo, el importe promedio de las compras con tarjeta, que se sitúa en 135€ por pago, 32€ más que dos años atrás. En el caso del efectivo, el importe medio de las compras es inferior, y se sitúa en 97€.

La comodidad, la rapidez y la facilidad del pago son los principales motivos que citan las compañías del estudio para apostar por la aceptación del pago con tarjeta en sus negocios, en un 74,8% de los casos. Más de la mitad (un 57,3%) aluden a que los clientes demandan este medio de pago y un 52% afirma que facilita las ventas. Por último, las pequeñas empresas cada vez tienen más en cuenta la seguridad como una de las principales ventajas de las alternativas al efectivo y este año un 15,1% de ellas la citaban entre sus principales motivaciones para aceptar las tarjetas, un 101,3% más que hace dos años.

Las tarjetas de empresa, también al alza

Por último, el barómetro también analiza la emisión de tarjetas de empresa. De este modo, el 34,6% de estas empresas participantes en el Barómetro afirma disponer de alguna para gestionar los gastos de sus empleados, un 9,5% más que en 2016; siendo la de crédito la más común (22,1%), por delante de las tarjetas de débito (20,6%), las de prepago (0,8%) y las de viajes (0,1%).

 “Los datos del Barómetro de Negocios de Mastercard ponen de manifiesto la revolución que se está viviendo en el sector de los medios de pago, ya que los pagos electrónicos han aumentado en todas las facetas de las empresas, tanto en su relación con sus clientes como con sus trabajadores y ya forman parte del día a día de los consumidores”, señala Paloma Real, directora general de Mastercard España. “Como muestra el estudio, los negocios en España ya han percibido las ventajas asociadas a este tipo de pagos, como la agilidad, el ahorro de costes y una mayor transparencia”, añade.

[1] El estudio, realizado por Inmark Europa, contó con la participación de 5.051 negocios que facturaron menos de 1 millón de euros en el último año, entre las que se encontraban comercios, profesiones liberales y una última categoría que englobaba al resto de microempresarios.