• El 69% de los encuestados se muestra partidario de que estas máquinas incorporen mecanismos de pago con tarjeta

ANEDA, la Asociación Nacional Española de Distribuidores Automáticos, ha presentado la tercera edición del estudio “El usuario de máquinas de vending”, encargado a y elaborado por la Asociación de Fabricantes y Consumidores, AECOC ShopperView, y patrocinado por Mastercard. Esta nueva edición del estudio es la continuación, que se viene realizando, del seguimiento del comportamiento del consumidor del vending  y de la necesidad de conocer al mismo, entender mejor su percepción en el servicio prestado en este canal de consumo para, así, poder establecer una mejor estrategia de acercamiento a él.

Los resultados muestran el perfil de un consumidor joven, que dispone de poco tiempo y busca soluciones prácticas. Sin embargo, ese mismo factor tiempo también supone uno de los mayores escollos a la hora de utilizar estas máquinas, ya que la mayoría solo aceptan el pago en efectivo, lo que limita el consumo en hasta un 42%, según las conclusiones obtenidas.

No poder pagar con tarjeta, uno de los factores que desincentivan el uso de máquinas de vending

Para poder mejorar la experiencia de compra, el estudio identifica los principales factores que impulsan o desalientan el uso de máquinas de vending. La conveniencia, es decir, la facilidad de acceso e inmediatez a estos aparatos, supone el principal incentivo a la hora de recurrir a ellos, aunque también existen otros factores que provocan el efecto contrario.

Las dudas en cuanto a la relación calidad-precio del producto en cuestión; la poca variedad o falta de oferta; la incertidumbre a la hora de resolver una incidencia; y el escaso número de máquinas que aceptan el pago con tarjeta constituyen las principales carencias a mejorar a ojos de los consumidores.

Concretamente, este último punto, la dificultad para encontrar máquinas de vending que acepten el pago sin efectivo, supone que un elevado número de posibles compras no lleguen a realizarse por no llevar el consumidor dinero encima. Un 68% de los encuestados reconoce que en alguna ocasión ha dejado de comprar por no disponer de efectivo en ese momento, lo que concuerda con que un 69% se muestre partidario de que estas máquinas incorporen mecanismos de pago con tarjeta.

Por eso, los consumidores aluden a la comodidad que supondría no tener que llevar dinero encima (según el 63%), lo que además ahorraría tener que disponer del importe exacto o suficiente (en base al 60%). En consecuencia, el 64% de los encuestados afirma que compraría con más frecuencia si dispusiera de esta opción.

Para Alberto López, director de pagos digitales de Mastercard, “si el sector vending quiere aprovechar su ventaja competitiva, ha de explotar el factor conveniencia y llevarlo un paso más allá”. En este sentido, López argumenta: “La apuesta por los pagos digitales en sectores como el del vending es muy importante a la hora de ofrecer un mejor servicio a los clientes que, además, repercute directamente en una mayor rentabilidad del negocio. Mastercard seguirá poniendo a su disposición la tecnología más innovadora para que los consumidores puedan pagar de la forma más rápida, cómoda y segura”.

Para Raúl Rubio Fleitas, presidente de ANEDA, “la evolución tecnológica, la reducción de los costes por transacción y comunicación están facilitando la implementación del pago por tarjetas de crédito y medios alternativos con tarjetas asociadas. Por otra parte se confirma la tendencia del cambio de la oferta en las máquinas, por la demanda de los nuevos hábitos de consumo, donde la forma de pagar también está influyendo en la tendencia, esto nos da la evidencia de que tenemos una oportunidad clara en la captación de nuevos consumidores y de mejorar las ventas de los que ya tenemos

Perfil del consumidor habitual

La penetración de uso de las máquinas de vending es más alta entre los consumidores más jóvenes y desciende con la edad. Esto queda reflejado en el hecho de que, mientras que el 60% de los encuestados de menos de 24 años afirma haber usado vending en los últimos seis meses, el porcentaje desciende hasta el 20% cuando se trata de mayores de 55.

Botellas de agua (69%) y refrescos (55%) son los artículos más consumidos, aunque de forma pormenorizada cada usuario afirma consumir más bebidas calientes que cualquier otra opción disponible (el 41% de las veces que recurre a este tipo de máquinas). Sin embargo, el importe gastado en este caso es menor que cuando se trata de bebidas frías o comidas debido a que suele tratarse de productos más económicos.

Además, el estudio concluye que existe una relación directa entre el producto escogido y el momento del día. El 70% de las compras se realizan entre horas, especialmente por la mañana (así lo afirma el 37% de los encuestados), cuando los usuarios se decantan principalmente por bebidas calientes. Mientras, las tardes (también entre horas), son el momento escogido por el 32% de los consumidores, que en este caso prefieren otras opciones como los snacks dulces y salados.