Más de 60 bancos digitales de Europa han elegido como socio a Mastercard, doblando la cifra de hace dos años, cuando se realizó el “Estudio de banca digital” por primera vez.

  • Un 83% de los españoles emplea habitualmente la banca digital, el 73% utiliza aplicaciones móviles de bancos tradicionales, casi un tercio las usa de bancos 100% digitales y dos tercios creen que la demanda de soluciones de banca digital aumentará aún más en el futuro.
  • Más de la mitad de los europeos afirma que se planteará cambiar a un banco digital en algún momento, una cifra aún algo superior en el caso de España (60%).
  • La comodidad sigue siendo la mayor ventaja de las soluciones de banca digital, en un momento en el que los europeos exigen más seguridad que nunca, siendo este el criterio más importante para usar este tipo de soluciones también para los españoles (70%).
  • Si bien la gran mayoría de los españoles encuestados no conoce la iniciativa de banca abierta u open banking europea (83%), casi la mitad estaría interesada en usar los servicios que facilita.
  • Los bancos tradicionales y digitales son, con diferencia, la fuente más fiable para los consumidores cuando buscan información sobre la gestión de su dinero.

La tecnología nunca había sido tan importante en los servicios financieros. Las soluciones y aplicaciones de banca digital se han ido introduciendo en la vida cotidiana de toda Europa. Un nuevo estudio encargado por Mastercard[1] y realizado en 11 mercados, entre ellos España, revela que seis de cada siete europeos utilizan soluciones de banca digital al menos una vez al mes y el 38% lo hace semanalmente o incluso a diario. En el caso de los españoles, las cifras aumentan: 8 de cada 10 aseguran utilizarlas una vez al mes, mientras que más de un 60% lo emplea cada semana y casi un 40%, a diario. El 73% de los españoles utiliza aplicaciones móviles de bancos tradicionales y el 30% únicamente la emplea de bancos 100% digitales.

A medida que la banca se vuelve cada vez más digital y conectada, los usuarios demandan más seguridad que nunca y la consideran su requisito más importante para utilizar soluciones de banca digital (70%). En un estudio similar realizado hace dos años, solo el 39% de los europeos eligió la seguridad y la fiabilidad cuando se les hizo la misma pregunta, mientras que ahora han sido el 67%.

Por otro lado, los europeos consideran que la comodidad es algo menos importante que hace dos años (se ha pasado de un 43% en 2017 al 33% en 2019). Sin embargo, aún piensan que esta es la mayor ventaja de las soluciones de banca digital porque ahorran tiempo (66%) y son fáciles de usar (65%). Los españoles se encuentran en la misma línea del resto de sus conciudadanos europeos, valorando la comodidad, el ahorro de tiempo (70%) y la facilidad de uso (64%). Dos tercios (66%) también creen que la demanda de soluciones financieras móviles aumentará en el futuro porque permiten que las transacciones sean sencillas y cómodas. Para ello será necesario que el sector bancario implemente una autenticación multifactorial, aplicaciones seguras y otras formas de seguridad, como la biométrica.

Más del 90% de los europeos confía en la cooperación del sector financiero

Como muestra el estudio, prácticamente todos los europeos creen que la colaboración y las asociaciones son esenciales para impulsar la innovación en el sector financiero y más del 75% cree que Mastercard es el socio adecuado para los actores digitales, valorando la tecnología de la empresa como segura, fiable y fácil de usar (28%; 32% de los españoles), su integridad como socio (23%; 26% en el caso de España) y sus productos innovadores (22%; 25% de españoles). En los últimos dos años, Mastercard ha duplicado con creces sus colaboraciones con bancos digitales en todo el continente. Actualmente, más de 60 actores digitales confían en el conocimiento tecnológico de Mastercard, la infraestructura global, una red mundial para las instituciones financieras y la capacidad de ofrecer soluciones digitales. Los socios abarcan desde actores solo digitales como Monzo, Revolut o Holvi, hasta soluciones de banca digital de bancos consolidados como ING o BNP Paribas.

Jason Lane, vicepresidente ejecutivo y de desarrollo de mercado en Europa de Mastercard, afirma que “el estudio subraya que la banca digital a través de bancos tradicionales y solo digitales es una realidad consolidada para la mayoría de los europeos. Quieren productos digitales que sean fáciles de usar y, al mismo tiempo, sean seguros. Creemos firmemente en la colaboración para extraer lo mejor de la innovación digital y estamos orgullosos de ser el socio líder elegido para un número cada vez mayor de bancos digitales, ayudándoles a ofrecer soluciones de pago digital seguras y convenientes. Gracias a nuestros socios de confianza, podemos ofrecer a los consumidores una red con lo último en seguridad de pagos digitales para que todos estén tranquilos al emplearlas”.

Los clientes demandan más servicios digitales a sus bancos tradicionales

Respecto al futuro de los bancos, un número creciente de europeos afirma que se planteará cambiar a un banco digital en algún momento (se ha pasado del 49% en 2017 al 54% en 2019). En el caso de los españoles, un 48% se lo plantea en el medio o largo plazo. Las personas entre 18 y 29 años son el grupo de edad menos fiel: mientras un 63% de los jóvenes europeos consideraría un cambio, los españoles son más conservadores y esa cifra se reduce al 55%. En Hungría, el 28% contempla cambiar su banco por un banco solo digital durante los próximos 12 meses, seguidos por Italia (20%) y Reino Unido (18%). España se mantiene con un 12% muy cercana a la media europea, que es del 13%. Al mismo tiempo, como los bancos tradicionales también ofrecen cada vez más productos de banca digital, un número creciente de europeos (un 39% en comparación con el 32% en 2017) afirma que se quedará con su banco, siendo los holandeses y los suizos (58% cada uno) los clientes bancarios más leales. Los españoles son menos leales que la media (39%), con un 30% que permanecería en el mismo banco. Prácticamente uno de cada diez (7%) europeos es cliente de un banco exclusivamente digital y los 3 mercados principales son Alemania (14%), Italia (11%) y España (10%).

A medida que los consumidores se orientan hacia soluciones de banca digital, demandan servicios similares a sus bancos tradicionales. Los tres beneficios más buscados por los clientes españoles son que sus servicios estén disponibles en todas partes y que sean fáciles de usar, así como una mayor flexibilidad (29% en ambos casos), seguidas muy de cerca por el control de gasto en tiempo real (28%).

Los europeos adoptan las innovaciones que facilitan la iniciativa de open banking de la UE

En septiembre de 2019, la legislación PSD2 en el entorno de open banking o banca abierta entrará en vigor en la UE. Esto significa que cualquier entidad financiera autorizada podrá acceder a la información de las cuentas bancarias de los usuarios, así como activar sus pagos, siempre que el cliente haya dado su consentimiento expreso.

Como muestra el estudio, la mayoría de los españoles (83%) no conoce esta iniciativa o tiene poca información al respecto. Sin embargo, muchos solicitan nuevos servicios digitales como los que habilita el sistema del open banking: mientras que el 15% ya utiliza aplicaciones móviles que realizan el seguimiento de sus estados financieros en múltiples cuentas bancarias, casi la mitad (47%) desearía usar una aplicación para ver, en un solo lugar, sus cuentas corrientes/de ahorro de los distintos bancos. Casi una tercera parte (27%) estaría a favor de un servicio que pueda ayudarlos a administrar su dinero y a pronosticar los patrones de gasto según el análisis de todos sus registros de gastos anteriores.

Los bancos son, con diferencia, la fuente de información más fiable sobre la administración del dinero

Considerando que la confianza y la seguridad son los pilares principales del ecosistema del open banking, los bancos tienen la ventaja de ser, con diferencia, la fuente más fiable en lo que respecta a recibir información sobre la administración del dinero. El 70% de los europeos considera a los bancos su fuente preferida y los búlgaros (80%), suizos (78%) y rusos (77%) son los que más confían en la información que les ofrecen seguidos de cerca de los españoles con un 75%. Por el contrario, los británicos (59%) son los que menos confían en ellos. Un tercio (33% de europeos; 37% en el caso de España) pregunta a amigos o familiares y la generación más joven de 18 a 29 años es la que más busca información financiera de confianza en sus amigos (44% de europeos que asciende al 48% en España). El 23% de los españoles obtiene esta información de los medios de comunicación; el 14%, de empresas de asesoramiento financiero; el 15% lo hace a través de aplicaciones; y 1 de cada 10 (11%), de redes sociales.

En lo que se refiere a confiar en sus amigos, la mayoría de los europeos (72%) no compartiría sus datos bancarios con ellos. Solo 1 de cada 10 (13%) afirmó que lo haría, y son los nativos de Reino Unido los que más confían en sus amigos (30%), muy por encima del 9% de los españoles. La generación más joven parece ser la más abierta y la que más confía en sus amistades, ya que el 15% de los españoles de entre 18 y 29 años compartiría su información financiera con ellas, frente al 3% de los usuarios entre 50 y 69 años que lo haría.

Jason Lane añade además que “vemos que los europeos están muy interesados en los servicios financieros conectados y personalizados que consiguen que sus operaciones bancarias sean más sencillas y transparentes. La iniciativa del open banking ayudará a impulsar estas innovaciones. Dado que la confianza es un factor clave de éxito, los bancos están a la cabeza para brindar este tipo de soluciones a sus clientes, ya que los usuarios confían en ellos más que en cualquier otro grupo de afines o instituciones cuando se trata de administrar su dinero. Con su paquete de servicios, Mastercard respalda plenamente la transformación que se está produciendo en el sector a medida que nuestros socios se preparan para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la legislación europea de servicios de pagos (PSD2). Nuestros nuevos servicios harán que sea más fácil para los bancos y terceros trabajar juntos, permitiendo que la banca abierta avance”.

[1] Sobre el Estudio europeo de banca digital

Tras un estudio similar realizado en 2017, este nuevo estudio fue llevado a cabo por TNS Kantar y encargado por Mastercard. Se recogieron 11.014 muestras de once mercados.