• El estudio analiza en profundidad la adopción de la tecnología y el estado de la confianza digital en el mundo.
  • Mientras que varios países de Europa Occidental, así como los países nórdicos, han tenido un fuerte crecimiento durante los últimos años, su ritmo está frenando
  • El débil avance digital y el bajo ritmo de crecimiento están afectando a la digitalización de países como Sudáfrica, Perú, Egipto, Grecia y Pakistán
  • España figura en el puesto 25 entre los 60 países analizados en el estudio

Flickr Photo: The Digital Evolution Index 2017Mastercard, en colaboración con The Fletcher School de Tufts University, ha presentado el Digital Evolution Index 2017. Este informe supone una amplia investigación que sigue los progresos que los distintos países han hecho respecto a la economía digital, así como en la integración de la conectividad en las vidas de sus millones de habitantes.

En este sentido, dicha investigación sitúa a Singapur, Reino Unido, Nueva Zelanda, Emiratos Árabes, Estonia, Hong Kong, Japón e Israel en la élite de la economía digital, ya que todos ellos se caracterizan por altos niveles de desarrollo digital y un ritmo alto de evolución digital. Paralelamente, a través de impulso e innovación, estos países destacados ejemplifican el momento en el que se encuentran los avances y el crecimiento hacia el futuro. Por su parte, España figura en la parte media de la tabla, ocupando el puesto 25 entre los 60 países analizados.

De este modo, con casi la mitad de la población online, la investigación muestra el desarrollo de 60 países, demostrando su competitividad y el potencial para un mayor crecimiento económico digital. Además, el índice mide cuatro claves y 170 indicadores únicos para medir y evaluar a cada país:

  • Suministro (acceso a internet e infraestructuras)
  • Demanda de tecnología digital
  • Entorno institucional (Políticas gubernamentales, leyes y recursos)
  • Innovación (Inversión en I+D y start-ups, etc).

Mientras que empresas, gobiernos y sociedad civil están trabajando para facilitar la conectividad a toda la población, éstos también se cercioran de la seguridad de las infraestructuras digitales. Este informe muestra una forma de proporcionar confianza digital, así como una visión del estado y el ritmo de la evolución digital con ejemplos de todo el mundo, dando a los países la oportunidad de aprender de los demás para continuar avanzando.

“Aunque la adopción, la calidad de las infraestructuras digitales e instituciones y la innovación colectiva forman la competitividad digital de un país, los gobiernos también juegan un papel clave en este sentido. Asimismo, el informe también demuestra que la confianza de los consumidores en las tecnologías digitales está relacionada con la competitividad digital”, afirma Bhaskar Chakravorti, decano asociado senior de finanzas y negocios internacionales en la Fletcher School y director ejecutivo de investigación en Fletcher’s Institute for Business in the Global Context.

Conclusiones:

  • De acuerdo a su puntuación sobre evolución digital, Noruega, Suecia, Suiza, Dinamarca, Singapur, Corea del Sur, Reino Unido, Hong Kong y EEUU, configuran el top 10 de las economías digitales más avanzadas. Sin embargo, dado el ritmo actual de innovación y cambio, ser una economía digital avanzada hoy no garantiza ese estado mañana. La capacidad de dar apoyo y la apertura a innovaciones ayuda a determinar el potencial de crecimiento de un país.
  • Combinando el ritmo y el estado de los avances digitales, la investigación sitúa los países en cuatro categorías distintas:
  • Destacados –Singapur, Reino Unido, Nueva Zelanda, Emiratos Árabes, Estonia, Hong Kong, Japón e Israel demuestran altos niveles de desarrollo digital mientras que continúan liderando la innovación y el nuevo crecimiento.
  • Estancados – Muchos países desarrollados como los de Europa Occidental, los países Nórdicos, Australia y Corea del Sur, han tenido un fuerte crecimiento pero su ritmo se está frenando. Sin una mayor innovación están en peligro de quedarse atrás.
  • Acelerados – Aunque todavía tienen unos bajos niveles de avance digital, estos países son los que demuestran un ritmo más acelerado y están listos para el crecimiento y son atractivos para los inversores. China, Kenia, Rusia, India, Malasia, Filipinas, Indonesia, Brasil, Colombia, Chile y México demuestran este enorme potencial.
  • Débiles – Países como Sudáfrica, Perú, Egipto, Grecia y Pakistán se enfrentan a un reto importante, afectados tanto por bajos niveles de avances digitales como por un bajo ritmo de crecimiento.

“Todos sabemos que la tecnología puede hacer más para mejorar las economías y hacer nuestra vida mejor, pero el crecimiento solo es alcanzable si todo el mundo tiene confianza en el ecosistema en el que se desarrolla”, señala Ajay Bhalla, presidente global de Riesgo y Seguridad de Mastercard. “En nuestro empeño por conseguir un mundo realmente conectado, la confianza y la seguridad se han vuelto críticas para un exitoso desarrollo digital”.

El factor confianza

A día de hoy, la confianza digital se ha mostrado difícil de entender y medir, pero sigue siendo una pieza fundamental de la economía digital global. Siendo nuevo en el informe de 2017, el equipo de investigación de The Fletcher School analizó, en 42 de los 60 países analizados, las cuatro dimensiones claves – comportamiento, actitudes, entorno y experiencia – para entender el estado de confianza digital. Algunos de los descubrimientos son:

  • China, Suiza, Singapur y los países Nórdicos puntúan bien en muchos aspectos pero por razones muy diferentes.
  • El consumidor chino es un caso aparte cuando se trata demostrar paciencia frente a la fricción, como la baja velocidad de internet.
  • Los estados europeos occidentales y nórdicos encabezan las puntuaciones de confianza en la experiencia digital y entorno, lo que refleja inversiones en medidas para una fuerte seguridad, privacidad y responsabilidad, además de para minimizar la fricción.
  • En general, esta investigación muestra que en los países donde las puntuaciones son más altas, los consumidores son más tolerantes a la fricción en sus interacciones y transacciones digitales diarias, sugiriendo que el ritmo puede ser un factor vital para el entendimiento del comportamiento y la confianza del consumidor.

Además, los gobiernos y empresas están considerados como garantes de la confianza y llevan la carga de promoverla entre todos los ciudadanos y consumidores. En este sentido, estas conclusiones demuestran que la confianza es crítica para la competitividad digital y que los países no pueden avanzar más sin ella.

Implicaciones: Cómo pueden ganar los países

Se pueden encontrar más detalles y casos de estudio específicos de cada país en el resumen de conclusiones que incluye:

  • Use Public Policy as Key to the Success of the Digital Economy: Contiene implicaciones que abarcan desde las negociaciones del Brexit hasta cómo India se mueve hacia un futuro sin efectivo o la competencia económica entre EEUU y China.
  • Identify What Drives Digital Momentum: Las economías desarrolladas y emergentes deberían enfatizar distintas formas de impulsar el crecimiento a través de la innovación y las instituciones.
  • Reinvent the Digital Stalwarts: Los países más avanzados digitalmente pueden usar su magnitud y conexiones existentes en el mundo para reinventarse.
  • Play Digital Catch-Up by Closing the Mobile Internet Gap: Los países menos avanzados digitalmente deben priorizar el incremento del acceso a internet a través de los teléfonos móviles.
  • Work Harder to Earn Users’ Trust: Como las naciones se vuelven más avanzadas digitalmente pero disminuyen su ritmo de crecimiento, los proveedores de tecnología y los responsables políticos necesitaran priorizar la construcción de confianza y el crecimiento continuo.

El enlace al informe completo y a la metodología se puede encontrar aquí. Para más información y contenido para compartir, por favor visita el kit de prensa digital.

Flickr Photo: The Digital Evolution Index 2017