• Mastercard, con motivo de la final de la UEFA Champions League (UCL) y como patrocinador más longevo de la competición, ha estudiado el comportamiento de los hinchas de distintos países durante un partido de fútbol y el resultado arroja diferencias notables entre ellos
  • A la hora de animar, a los italianos les gusta saltar, mientras que los alemanes prefieren gritar y los británicos aplaudir
  • Los aficionados del equipo que encaje un gol este sábado en la final de la Champions se quedarán sin palabras (así reacciona el 35% de los hinchas británicos) y celebrarán los tantos de su equipo vitoreando (62%), aplaudiendo (46%) y saltando (42%)

Ser aficionado al fútbol puede llegar a ser casi tan extenuante como ser jugador, al menos emocionalmente. Así se desprende de un estudio llevado a cabo por Mastercard, patrocinador oficial de la UEFA Champions League (UCL), sobre las costumbres de los hinchas a la hora de animar durante un partido. Los españoles tendemos a exhortar al equipo con el clásico “¡Vamos!” en los momentos de más tensión (así lo afirma el 70% de los encuestados), aunque también solemos contar los minutos que faltan para que termine el encuentro (61%).

A la hora de celebrar un gol somos gritones (según el 64% de los participantes), pero sobre todo nos gusta aplaudir (74%), y nos quedamos sin palabras cuando el que marca es el equipo rival (51%). Nos consideramos, en definitiva, uno más del equipo, afirmación con la que más del 80% de los encuestados está de acuerdo o muy de acuerdo.

Los datos del estudio también arrojan diferencias notables entre las distintas regiones. Los gallegos son los que más animan a su equipo en los momentos delicados (78%), y los navarros los que menos (50%); los riojanos miran el reloj más que nadie (89%), especialmente si se les compara con los manchegos (52%). Del mismo modo, el 80% de los cántabros grita cuando su equipo marca un gol, frente al 55% de los castellanoleoneses; y riojanos (100%) y extremeños (84%) son los que más aplauden, algo que solo hace el 64% de los aragoneses.

En cada país se vive el fútbol de una manera distinta, pero siempre con la misma pasión

Mastercard ha cruzado los datos de más de 14.000 encuestas realizadas entre aficionados de nueve países para llegar a la conclusión de que las emociones que se viven durante un partido de fútbol pueden manifestarse de muy diversa forma dependiendo de dónde se dispute el encuentro, pero siempre con pasión.

El 44% de los alemanes grita cuando su equipo marca un gol; el 62% de los franceses se abrazan entre ellos y un 19% de los turcos prefiere lanzar puyas a los hinchas del equipo rival, algo que solo el 6% de los aficionados españoles reconoce hacer.

Lo que sí resulta común a todos los aficionados es la capacidad del fútbol para alterar su estado de ánimo; para muestra, suecos (79%) y alemanes (82%), además de los ya mencionados españoles.

Flema inglesa en la final

La Premier League reina en Europa esta temporada y miles de aficionados británicos inundan ya las calles de Madrid antes de la final del sábado en el Estadio Wanda Metropolitano. Los hinchas del Tottenham y el Liverpool traerán consigo cánticos y pancartas distintas, pero a la hora de mostrar sus emociones durante el partido, lo harán de una forma muy parecida. Según los datos recopilados por Mastercard, el 48% de los aficionados británicos también opta por empujar a su equipo con un “Let’s go!”, y a la hora de celebrar un gol sobre todo vitorean (62%), aplauden (46%) y saltan (42%).

La emoción también está muy repartida cuando su equipo encaja un gol. Son mayoría los que se quedan en silencio (35%), sueltan alguna palabra malsonante (29%) o se quejan al árbitro (20%). Todas estas maneras de expresar los sentimientos pueden ser un buen anticipo de lo que viviremos el sábado y demuestran que, aunque animemos a equipos distintos o seamos de diferente nacionalidad, tendemos a comportarnos de una forma similar cuando algo nos apasiona o vivimos una experiencia que no tiene precio.

Para David Molina, director de marketing de consumo y patrocinios de Mastercard Europa, “en el fútbol, y muy especialmente en una competición de la envergadura de la UEFA Champions League, los equipos de diferentes nacionalidades se miden dentro del terreno de juego, pero también en las gradas, donde los aficionados juegan un papel tan importante que nos referimos a ellos como el jugador número 12. Y así es como realmente se sienten, a tenor de los resultados de este estudio. Porque, aunque se exprese de muchas formas distintas, la emoción con la que se vive un partido de UEFA Champions League es la misma para todos independientemente de la nacionalidad. Es un torneo único que ofrece momentos que no tienen precio, y por eso en Mastercard llevamos 25 años apoyando está competición y conectando a la gente con su pasión por el fútbol”.