Blogs
Subscríbete a nuestros alertas por email





Close
Beyond the Transaction: Every Transaction Has a Story
Compartir

Dinero y felicidad ¿es posible alcanzar uno sin el otro?

Siempre que abordamos el tema “dinero y felicidad” sabemos que existe una gran posibilidad de generar algo de polémica. Por esto es necesario dejar en claro que no existe una verdad absoluta sobre el tema, y sí opiniones que muchas veces pueden ser discordantes.

Desde nuestro punto de vista, entendemos que la infelicidad está presente en aquellos que no respetan ni cuidan del dinero. A menudo recibimos mensajes de personas que atraviesan momentos difíciles, justamente porque en algún momento de la vida tomaron decisiones con graves consecuencias financieras.

Compromiso: el elemento clave del éxito financiero
Está claro que, muchas veces, los problemas tienen soluciones simples, pero en muchos casos, la solución necesita un involucramiento directo y por mucho tiempo, generando compromiso. Éste es el principal responsable de la solución, así como el cambio de comportamiento de quien toma el compromiso.

En estos casos, es más común que la persona se coloque en el lugar de la víctima. Insiste en la idea de que es imposible aceptar que fue ella la principal responsable por la creación del problema a través de malas elecciones y del mal uso de las herramientas de crédito. El primer paso es asumir la responsabilidad.

461060119Tener éxito ¡no es ningún pecado!
Quien atraviesa problemas financieros, ciertamente no sentirá una felicidad plena. A nadie le gusta tener deudas, y mucho menos tener acreedores. Está claro también que podrás encontrar ejemplos de otras personas con una excelente situación financiera… pero que tampoco son felices. Pero la infelicidad de estos otros, muy probablemente sea causada por otras cuestiones (problemas de salud, por ejemplo).

Es tiempo que valoricemos lo que es realmente importante; a fin de cuentas, administrar el dinero con inteligencia no es un crimen. Al contrario, se trata de un ejercicio de ciudadanía y responsabilidad. Quien actúa de esta forma tiene la posibilidad de dedicarse a ser y a hacer a las personas más felices. Descubrir que ser exitoso no es pecado es un gran paso hacia la felicidad.

Podríamos afirmar que la felicidad no es algo tan difícil de alcanzar: el camino está disponible para todos, basta que busquemos y dediquemos tiempo a las acciones que nos lleven a tomar buenas decisiones, respetando nuestros límites (especialmente los financieros).
Hasta la próxima.

Etiquetas: