6A pesar de las ventajas de los países sobresalientes de LAC, la región está lejos de otros países en vías de desarrollo del mundo, como los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, sigla en inglés).

ASEAN tienen una población de tamaño similar a la de LAC, con 620 millones de habitantes, pero en 2018, tenía un menor PIB per cápita. A pesar de esta relativa desventaja en condiciones de demanda, ASEAN está avanzando con fuerza en la digitalización gracias a una estrategia de colaboración y a un mejoramiento más uniforme de todos los protagonistas de la digitalización.

ASEAN se ha propuesto el alto objetivo de fomentar un mercado digital regional único, al reducir todo tipo de barreras relacionadas y no relacionadas con tarifas al movimiento de bienes, servicios y datos a través de las fronteras, un gran atractivo para los inversionistas globales. En un mercado digital único, una compañía de comercio electrónico puede establecer su base en Malasia, por ejemplo, como centro para venderles a los otros nueve países de ASEAN sin ningún tipo de restricciones. En contraste con esto, en LAC, las barreras comerciales y la ausencia de una agenda digital común, a pesar de las múltiples similitudes en cultura y e idioma, les dificultan a las pequeñas y medianas empresas participar en el comercio digital a través de las fronteras.

LAC tiene algunas ventajas sobre ASEAN. Los LAC 4, o las economías más grandes de la región: Argentina, Brasil, Colombia y México, tienen mejor desempeño en el uso de pagos digitales para el comercio por internet. Sin embargo, en ASEAN las empresas han encontrado la manera de arreglárselas sin los instrumentos de pago digital. En lugar de pagar las compras por internet con tarjetas o billetera móvil, en los ASEAN 4 (Indonesia, Tailandia, Filipinas, Vietnam), 69.3 % de los encuestados respondieron que usaban efectivo en el momento de la entrega para las compras por internet en el más reciente Global Findex, mientras solo el 34.4 % lo hizo en los LAC 4. Por otra parte, los ASEAN 4 tienen un mejor crecimiento inclusivo: más del doble de mujeres, jóvenes y personas en el sector del 40% más pobres en los ASEAN 4 hacen compras por internet, comparado con sus equivalentes en LAC.

También es vital reducir la diferencia en el nivel de confianza. El informe del estudio de The Fletcher School Mastercard sobre Confianza Digital en el Planeta Digital 2017 ubicó a Brasil y México en un estado de Bajo Equilibrio de Confianza, comparado con los ASEAN 4, lo cual demostró un excedente de confianza. Estas conclusiones las corrobora el más reciente estudio de Global Findex, en el cual uno de cada cinco adultos de más de 15 años en los países de los LAC 4 indicó que la falta de confianza en las instituciones financieras era la razón por la que no tenían una cuenta bancaria. En comparación, los ASEAN 4 disfrutan de niveles significativamente más altos de confianza en las instituciones financieras.

Independientemente de las similitudes y diferencias entre las regiones, ASEAN tiene una ventaja gracias a la agenda digital intergubernamental de la región. Tienen un plan, por muy lento que sea el progreso hacia el objetivo. La región está trabajando para fomentar un mercado digital único para el 2025. En LAC no existe una agenda similar.

¿Podrá LAC sobrepasar a ASEAN? Las condiciones de demanda son favorables. Les corresponde a las empresas y a los gobiernos de la región trabajar juntos para eliminar las barreras al progreso digital y acelerar la implementación de los servicios, desde los pagos por internet, hasta las aplicaciones para compartir medios de transporte y otras plataformas digitales. Esto va a requerir la alineación de políticas y colaboración. Crear una agenda digital regional para promover el comercio a través de las fronteras va a acelerar el crecimiento digital de toda la región, y va a proporcionar oportunidades económicas a muchos de los que no tienen conexión o tienen mala conexión, no tienen cuentas bancarias o tienen malas cuentas bancarias. El dueño de una pequeña empresa en Guatemala podrá venderles a los consumidores en Chile: una extraordinaria oportunidad para el crecimiento económico regional.