MasterCard expuso en su Foro de Innovación de Pagos de América Latina y el Caribe sus avances en tendencias como la Internet de las cosas y dispositivos vestibles, incluyendo la posibilidad de utilizar el latido del corazón como sistema de autentificación para procesar pagos.

Para tuitear esta noticia, por favor copie y pegue news.mstr.cd/1v0VP46 en su usuario

Buenos Aires, 17 de diciembre 2014 – Comprar comida desde tu heladera, productos de limpieza desde el lavarropas o pagar con el latido de tu corazón son algunos sistemas de cobro con los que los laboratorios de innovación de MasterCard (MasterCard Labs) han comenzado a trabajar para transformar la industria de pagos. Para responder a los cambios de la industria, MasterCard ha comenzado a experimentar el impacto de tendencias como la Internet de las cosas, los dispositivos vestibles y la movilidad.

Mastercard ya trabaja en la manera de incorporar nuevos dispositivos a la cadena de transacciones. Para ello, su equipo de investigación trabaja en la incorporación de su servicio de pagos y cartera digital, MasterPass, en electrodomésticos como lavadoras y refrigeradores. “En la próxima década, cada dispositivo que esté conectado a la red será un aparato para poder hacer transacciones. En diez o quince años todos estaremos comprando la despensa de nuestros hogares a través del refrigerador. No sólo en países desarrollados, sino en todo el mundo”, afirmó el director ejecutivo de innovación de MasterCard, Gary Lyons en el Foro de Innovación de Pagos de América Latina y el Caribe realizado el 20 de noviembre.

En el marco de la conferencia, llamada The Payment Revolution, Gary Lyons, demostró en alianza con la compañía Nymi, una firma que desarrolló un brazalete que mide de manera permanente la frecuencia cardiaca del usuario, la posibilidad de utilizar el latido del corazón de una persona como sistema de autentificación para procesar pagos o compras digitales o físicas.

Uno de los grandes retos que tenemos como industria es el tema de la autentificación. Tenemos que identificarnos o colocar claves de acceso para todos los procesos que hacemos. Una manera que vemos para resolver ese problema es a través de un mecanismo de te identifique de manera persistente como Nymi”, explicó Lyons.

Así, contrario a ser una clave de ocho, diez o dieciséis dígitos, MasterCard propone que mediante dispositivos vestibles, como Nymi, que monitorean y recolectan  en tiempo real información de nuestro organismo, los usuarios puedan autorizar pagos electrónicos o transferencias bancarias.

“El ritmo cardiaco es incluso más específico y único que una huella digital”, explicó Lyons.

Nos movemos hacia una sociedad sin dinero. Es un hecho que el efectivo se va a ir, los gobiernos, bancos y comercios cada vez más se dan cuenta de que poco eficiente, tiene altos costos de operación y en muchas casos está asociado a problemas de evasión de impuestos o corrupción”, afirmó por su parte el presidente de América Latina y el Caribe de MasterCard, Gilberto Caldart.

La compañía actualmente ya tiene sistemas funcionales para realizar transacciones electrónicas a través de relojes inteligentes con Android Wear y con lentes de realidad aumentada como los Google Glass.