Blogs
cadastre-se para receber nossos alertas por email





Close
Beyond the Transaction: Every Transaction Has a Story
Compartilhar

Educación financiera: ¿debe enseñarse en las aulas?

57565246Cada vez más personas ven la necesidad de poner en la agenda el tema “dinero en el día a día”. En los últimos años, se han experimentado avances considerables en lo referido a la estabilización económica; avances que proporcionaron a la gente una economía más previsible y al mismo tiempo con más oportunidades.

Los ingresos medios aumentaron, el número de empleos formales creció y la migración social se ha hecho más presente. A partir de ahora, el principal desafío es crear una cultura de la planificación, algo imposible de imaginar hasta hace muy poco tiempo (¡en épocas de la inflación galopante!).

Con esta nueva realidad emergente, existen algunas preguntas que necesitan respuestas. Una de ellas es respecto a la educación financiera y la forma en la que ésta debe llegar a las personas. ¿El salón de clases sería un lugar apropiado para impartir estos conocimientos?

Opiniones divergentes
Esta pregunta es un tanto controversial y trae opiniones encontrados inclusive entre los especialistas. En un primer momento creemos que sí, el salón de clases puede ser un lugar propicio para divulgar los conocimientos sobre educación financiera. El principal motivo para esto es, justamente, la oportunidad de llevar conocimiento para aquellos que ahora comienzan su formación como ciudadanos, facilitando el entendimiento y acabando de una vez con el tabú relacionado a las finanzas.

Uno de los argumentos de quienes se oponen a la idea de trabajar la educación financiera en las escuelas es la dificultad de encontrar profesores debidamente preparados para enseñar un asunto tan nuevo y lleno de particularidades. A favor o en contra, esta pregunta merece atención.

¿Nuestros profesores están preparados para enseñar educación financiera?
Solo en parte. Nuestros profesores son héroes de la vida real, ya que muchas veces no poseen condiciones ideales para trabajar. Exigir algo de quien no fue preparado para hacerlo, puede ser un tanto temerario y la buena intención puede devenir en fracaso.

De esta forma, antes de llevar la educación financiera a las aulas, es necesario alimentar un debate real entre el gobierno y la sociedad para encontrar el mejor camino para educar financieramente. Y preparar bien a los profesores, además de motivarlos con mejores oportunidades de carrera y trabajo.

Hoy en día ya existen algunos proyectos interesantes y desarrollados con la idea de preparar profesores para que sean multiplicadores de buena formación financiera. Posiblemente, buscar apoyo en estos proyectos sea un buen comienzo para escuelas que consideran llevar el tema a sus salones de clases.

Educación financiera para toda la familia
Algunas escuelas ya pusieron en sus grados este tema. Los padres comienzan a divisar el cambio como un gran diferencial, pues la educación financiera entra en las escuelas y, mediante los niños, se multiplica dentro de toda la familia.

Mientras el asunto toma forma, en casa ya es posible poner en práctica lo aprendido. Comienza dando ejemplos que quedarán siempre en la cabeza de los niños: planifica tus compras y muéstrales que con disciplina y planificación, prácticamente todo es posible.

Cuenta con este espacio para encontrar información relevante sobre este tema de “propagar la educación financiera para todos”.